Campeonato de España de pista M35 5.000m.l.

by Oscar del Barrio, 27 junio, 2015

Finalizada esta segunda prueba de mi reto particular con un cuarto puesto en el nacional M35 y una marca de 15’27”, pese al calorazo sofocante, una ampolla inoportuna, y la poca recuperación de 5 días de la carrera de 10kms ruta. Balance positivo. Dejo una pequeña crónica del Campeonato de España de pista M35 en 5.000m.l.:

Esta entrada, podría considerarse la segunda parte de la explicación que ya di en la entrada de la carrera “Norte vs Sur”. Por tanto no me repito sobre lo que me motivó a correr estas dos carreras de repente y sin haberlas preparado.

El reto era competir dos carreras en 5 días e intentar hacer en alguna de ellas una marca sub 32’18” en el 10kms ruta, o sub 15’28” en la prueba de pista. Finalmente 31’58” y 15’27”. Objetivo cumplido por partida doble, y casi de regalo un cajón en el podium del nacional (me quedé a 3″ del tercer puesto). De haber llegado simplemente algo más descansado y sin el contratiempo de la ampolla, creo que podría haberlo hecho, pese a la falta de kms en las piernas.

En cuanto a la carrera de pista en sí, el nivel era bastante bueno. Varios atletas que venían de hacer 15 pelaos, teniendo en cuenta que somos ya atletas veteranos, así como gente que había hecho este año marcas en torno a 8’30”. Sin conocer a todos, sabía del buen estado de forma de Javi Martínez y de su intención de salir fuerte. Para mí el favorito, y no me equivoqué.

Por mi parte, llegaba con las pilas cargadas lo justo. Tras correr 5 días antes el 10kms ruta a tope, las piernas las tenía totalmente agotadas. El martes previo (48 horas después de la carrera de ruta), hice las últimas series, y las sensaciones fueron horribles. Mucha destrucción muscular, y las piernas vacías de fuerza. Terminé el entrenamiento y me centré el miércoles y el jueves en descansar lo máximo posible, con rodajes suaves, técnica de carrera y estiramientos.

Ya en carrera, sabía que no debía excederme. Salir detrás y en función de las sensaciones y de cuánto había recuperado, decidir a qué ritmo podría ir. Eso hice. Salí a mitad de grupo en la serie buena, y tras un paso en 3’02”, vi que la recuperación muscular había sido relativamente buena (aunque aún me notase cansado de cuadriceps), y que si no se torcía mucho la cosa, podría intentar la marca de 15’28”. En el km 1’2 la cabeza de carrera se estiró, escapándose en solitario Javi, y quedándose un segundo grupo de 6 ateltas, del cual me descolgué al imprimir un ritmo alto para mí en ese momento.

Antes del km 2, rodaba en solitario a mi ritmo, y ese segundo grupo me sacaba ya más de 50 metros. Sin embargo, el calor empezó hacer estragos, y en menos de dos vueltas vi que sin apretar mi ritmo, comenzaba a coger al grupo. En vuelta y media llegaba de nuevo a cola. El ritmo que llevaban era lento, y no quise especular a luchar por las medallas. Adelanté a todos y seguí al ritmo de 3’05, para intentar bajar de los 15’28”. Tras un par de vueltas tirando, vi que les había estirado, pero que varios de ellos me seguían con facilidad. Al paso del 3000 en 9’09”, sabía que tenía que decidir entre parar resguardarme y luchar por las medallas (en ese momento iba segundo), o seguir imprimiendo ritmo y sacrificar mis opciones de podio, en busca de la marca. Sin llegar en buen estado de forma, ni rápido, decidí que mejor era seguir a lo mio, y que me ganara quien pudiera.

Continué tirando, y vino un problema. Un dolor fuerte en una de las plantas del pie. Estaba claro que el calor de la pista tras una tarde que se superaron los 40 grados, los clavos que me puse y calcetines algo usados ya, habían sido mala combinación. Una ampolla grande que me empezó a minar, al no poder apoyar bien el pie en el suelo. Pero quedaba poco y había que aguantar.

A falta de 1km me pasaron dos de los atletas que me seguían y no pude responder al cambio de ritmo. El pie me mataba (en meta vi que lo iba con buena parte del pie, sin nada de piel y el destrozo era bastante gordo), y en un 5000 la falta de kilometraje en las piernas se paga. Seguí concentrado en el reloj, y a falta de una vuelta, vi que si no apretaba el culo, se me escapaba el ansiado 15’28”. Con una recta final a tope finalmente entraba en meta cojo, pero con 15’27”. Parece increíble lo que me costó hacer una marca tan sencilla, cuando tengo 1′ menos de marca personal. Pero el atletismo es así.Te pone en su sitio a cada momento. No regala nada. Y sobre todo, que la edad, no perdona.

Balance positivo por cumplir el reto. Demostrarme a mí mismo, y a algún otro, que aunque lleve 3 años desconectado de las competiciones, sigo ahí. Que podría estar compitiendo a nivel nacional y regional a un nivel digno, pero simplemente las circunstancias hacen que prefiera no hacerlo. Pero, seguir sigo ahí. Entrenando menos, y en solitario, pero a un nivel digno, y sabiendo que si en algún momento quisiera ponerme las pilas, y pese a los 38 años que ya calzo, aún puedo ser competitivo, con apretar un par de meses el kilometraje.

Lo mejor de todo ha sido volver a compartir conversación y competición, con tantos amigos del mundo del atletismo: Fabian Roncero, David Rodríguez, Pedro Sanz, Rodrigo Ares, Bombi, Cuadrillero, Santi de la Fuente, Francisco Santos Rey, Manuel García, Sergiete, Peluto, Griñán, Merche Palacios, Miguel Angle Gil, y un largo etcétera.

Me encantaría sacar tiempo para poder darme una última oportunidad antes de que la edad me ponga definitivamente en mi sitio. El tiempo lo dirá. Lo que tengo claro es que mientras mi osteopatía de pubis me lo permita, seguiré entrenando.

Un saludo a todos.

 

OscardelBarrio_NacionalPistaMaster35_2015_Alcobendas03

 

OscardelBarrio_NacionalPistaMaster35_2015_Alcobendas02

 

OscardelBarrio_NacionalPistaMaster35_2015_Alcobendas04

Comentarios

Comentarios

Entradas populares

todos-los-derechos-reservado2