Carrera Norte Sur 2015

by Oscar del Barrio, 23 junio, 2015

Esta temporada, al igual que las dos anteriores, prácticamente no he competido, salvo en fechas señaladas como el 31 de diciembre, donde competí por última vez en la San Silvestre de las Rozas, o en la Media Maratón de Moratalaz, por el cariño y reto deportivo que me une a ella.

Excepcionalmente hace un mes, me puse un dorsal para hacer de liebre en el Mitin de atletismo popular en Moratalaz, donde tras una par de semanas de entrenamientos específicos, me vi capacitado para tirar a ritmos de en torno a 9’00”, aunque finalmente no fue necesario tirar tanto.

Durante este 2015 por tanto, me he centrado en seguir entrenando como siempre, sin gran intensidad ni kilometraje, y sin retos de competir nada en la cabeza.

Hace un par de semanas, y tras charlar con un compañero de este mundillo sobre unos temas más “administrativos” que deportivos, y tras dos años sin competir pruebas de pista ni homologadas, me vi un poco en la obligación de competir de buenas a primeras alguna competición que estuviera homologada, antes de cerrar la temporada, y hacerlo con un rendimiento mínimamente decente en función de los 38 años que ya tengo. El mundo de los % de rendimiento dentro del mundo de los atletas veteranos, se me escapa un poco, pero me vi en la obligación de ver su funcionamiento e intentar realizar unos ciertos valores de cara a la temporada que viene.

Un reto complicado, ya que en enero febrero y marzo de 2015, no superé los 230kms en total en cada uno de dichos meses. Este último trimestre ya sí subí a cifras de 300kms aproximados. En cualquier caso, son kilometrajes bajísimos para lo que yo siempre he entrenado y que no permiten afrontar una prueba de fondo con unas mínimas garantías. A ello sumar mis problemas crónicos con la osteopatía, principal culpable de que haya bajado un poco los brazos en este deporte.

Aún con todo ello en mente, y tras un par de semanas en las que apreté mucho en los entrenamientos, me apunté a la primera prueba homologada de ruta que había en Madrid. En este caso la Carrera Norte Sur 2015. Carrera a priori favorable por su perfil, pero que a la postre se torna una prueba dura, al tener continuos sube y baja en su recorrido, muchos giros de 90 grados, y 2 giros de 180 grados, que obligan a parar y arrancar. Una prueba rompepiernas. A ello sumar que correr un 10.000 con la altitud de Madrid, y el calor propio de mediados de junio, es por sí mismo un lastre a una buena marca.

En la carrera mi único objetivo era superar un cierto porcentaje. Ello suponía bajar de 32’18” con 38 años y con un año en blanco de competiciones, y de kilometraje. Era una lucha contra mi propio orgullo, de ser capaz de realizar esta marca casi “a pelo” sin prepararla y no gustándome nada correr con calor.

La estrategia era tan sencilla como salir al ritmo exacto y olvidarme de seguir a nadie. Cualquier exceso sabía que lo podría pagar caro. El ritmo de salida fue algo más rápido de lo esperado, pero lógico tras el sprint inicial en una carrera de 8000 corredores, en donde no te puedes dejar adelantar. Con un paso por el 2000 de 6’10” a partir de ahí me puse a mi ritmo. Me posicioné en quinto lugar, y no abandoné ese puesto hasta meta. Los últimos 6 kms los hice en solitario, concentrado en mis ritmos. El paso por el km 9 fue en 29’02”, único momento en el que pensé, que si apretaba fuerte el último km, podría darme el capricho de hacer una marca de 31’5x. Di lo que pude y aún en recta de meta, me tocó sprintar al máximo para conseguir finalmente una marca de 31’58” (con un último mil en 2’56”). Quinto puesto de la general, primero de mi categoría. Una marca muy modesta, pero que le doy gran valor, no sólo por la edad que ya voy gastando, sino por haberla realizado de buenas a primeras sin casi kilometraje ni preparación.

En cuanto a la organización de la carrera, sólo comentar que bastante mejorable, aunque por desgracia, es lo que hay desde que la “moda del running” ha invadido nuestras calles. En cualquier caso, dentro de lo normal dentro de estas pruebas multitudinarias, y no voy a entrar en críticas dentro de mi blog.

El reto personal no termina con esta carrera. Ante la inseguridad de conseguir esta marca, me inscribí la semana pasada también en el Campeonato de España Veterano de pista en la prueba de 5.000 metros lisos. El único objetivo nuevamente es intentar bajar de 15’28”. Ni he preparado la prueba, ni he tocado casi la pista, salvo este último mes. El problema principal será que la prueba es en Alcobendas con gran altitud, y con unas temperaturas superiores a 30 grados. Nuevamente un reto más que modesto, pero que en mi estado de forma se torna complicado. Por descontado, el orgullo de luchar por un buen puesto, me lo tengo que comer. No estoy para disputar la prueba en mi cateogoría de más de 35, al menos este año.

Lo bueno de todos estos temas “administrativos” que me han obligado a tomar esta decisión de competir en esta última parte de la temporada, es reencontrarme con lo que tantos años he hecho sin descanso: “la competición”. La tenía casi olvidada, pese a lo importante que es para mí el atletismo. Duele verse en las carreras en un estado de forma relativamente pobre, pero aún así, al menos el domingo pasado, volví con una sonrisa a casa, viendo lo que soy capaz de hacer aún, aunque sólo sea a base de sufrir.

Espero poder compartir una entrada de blog positiva, tras la final de 5000 m.l. de este viernes.

Un saludo.

CLASIFICACIÓN  NORTH vs SOUTH_Oscar del Barrio

 

 

Foto de portada, cortesía de Runnonline (Santi Molina)

 

 

Comentarios

Comentarios

Entradas populares

todos-los-derechos-reservado2