De LIEBRE en el I Mitin Nacional de Atletismo Popular

by Oscar del Barrio, 31 mayo, 2015

El 30 de mayo se celebraba un nuevo evento de atletismo en Madrid.
Un proyecto organizado por “Pinchos” (como le gusta que le llamen), que pretende fusionar el mundo del running popular y del atletismo. Las pruebas se realizaron en el polideportivo de Moratalaz, y contaban con diversas disciplinas, y distitnas series en función del nivel de los participantes.

DIGITAL SUGGAR

CARTEL OFICIAL

El día respetó, aunque quizás los 30 grados a pleno sol en Madrid, se hicieron algo duros para las pruebas más largas, y sobre todo para los profanos en este tipo de pruebas.

Hubo momentos muy bonitos, como la primera serie de 3.000m.l. en la que se congregó a un nutrido grupo de antiguos atletas de élite. La serie denominada como “históricos” hizo las delicias del público. Nombres como Alberto Juzdado, Martín Fiz, Sergio Fernández, César Pérez, Antonio Prieto, y un rosario de ilustres, pusieron la guinda de la reunión.

También hubo hueco para el atletismo de alto nivel, con unas series de 1.500 y 3.000 ganadas por un gran Fernando Carro que consiguió doblegar al atleta español con más proyección en pruebas de fondo y medio fondo (Carlos Mayo), y por Ricardo Rosado que hizo lo propio en la prueba de 3.000 frente a un joven atleta marroquí.

En lo que a mí respecta, hice de liebre en la serie B del 3.000m.l. Se me pidió llegar hasta el 2.000 a un ritmo de 6’00”, si bien el día antes metieron en la serie a un atleta marroquí que pretendía bajar de 8’50”. Un ritmo que si bien no es muy exigente, a mí ya me creaba algo de incertidumbre, ya que llevaba 3 años sin ponerme clavos ni pisar el tartán en una prueba de pista.

El día de la carrera y tras una breve conversación con el atleta que quería ir rápido, tomé la decisión de intentarle ayudar en su objetivo. El atleta salió incluso más rápido, hasta el punto de que me costó tomar la cabeza de carrera, necesitando 100 metros para ponerme en primera posición. Pasamos en 32″ y a partir de ahí traté de ir frenando progresivamente el ritmo sin tampoco hacerles parar bruscamente. El 1000 lo pasamos en 2’57”, pero el atleta ya empezaba a tener problemas para seguir el ritmo. Mis sensaciones a ese paso eran buenas, y vi que podía mantener ese ritmo de ser necesario. Pero desgraciadamente el atleta se vino a bajo, y pese a decrecer el ritmo para no dejarle solo, le era imposible mantener el ritmo, y le empezaron a coger atletas por detrás.

Con la llegada del siguiente atleta, Manuel Griñán, con el que he compartido varias veces entrenamientos y que venía de hacer una de sus mejores temporadas, retomé el ritmo, y ya de forma constante fui tirando. El paso por el 2000 fue de 6’08, más lento de lo previsto. Mis sensaciones eran de ir bastante fácil, y unido a que el atleta al que más estaba ayudando era Manuel, decidí llevarle hasta meta para que hiciera la mejor marca posible.

Una bonita experiencia la de hacer de liebre en esta pista. La cadera me respetó lo justo para calzarme de nuevo unos clavos, y lo mejor fue compartir una tarde de atletismo con tantos amigos de este, nuestro deporte.

Esperemos que esta primera edición no sea la última.

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Entradas populares

todos-los-derechos-reservado2